TAUPADAK   _  LATIDOS

Taupadak nace de un anhelo por volver a ser uña y carne con Amalurra (Madre Tierra). Nace de la cristalina certeza de que nuestra mirada al mundo ha de transformarse. Hemos de abandonar hábitos que ignoran el origen y destino de lo que consumimos, de aplicar nuestras certezas olvidando que son sólo quimeras que nos abandonan a una desprotegida soledad en cada esquina y rincón de todo lo que construimos. Así como para El Bosco en su “Jardín de las delicias” la fragilidad de la existencia humana parecía anclarse en nuestras debilidades ante las tentaciones y los placeres terrenales, para mi, nuestra fragilidad estriba en nuestro empeño por abanderar el individualismo. Golpeemos juntos nuestras efímeras burbujas, como los Intxisus golpean a Amalurra para despertarla antes de la siembra, pero esta vez despertemos la Humanidad de su ensueño. Y al despertar maravillarnos con Amalurra, nuestra Madre, nuestra Casa, nuestra Vida.

NOTA: Las fotos aquí expuestas son provisionales. Se tratan de detalles (en un futuro próximo habrá fotos de la instalación completa).